Blogia
elprinciperana

DISCAPACIDAD

MÁS SOBRE NUESTRA INCAPACIDAD

Nosotros podemos, vosotros podéis, ELLOS PUEDEN...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

EQUILIBRIO

EQUILIBRIO

"El bien y el mal no pueden existir el uno sin el otro, debe prevalecer un equilibrio donde ambos convivan, si alguno de los dos desapareciera, el otro perdería su sentido y terminaría haciéndolo también"

Subo al tren como cada mañana y realizo con la mirada la inspección rutinaria de mochilas. A los pocos minutos he olvidado la lectura del libro que llevo entre las manos, apoyo mi cabeza en la ventana y mi mente empieza a viajar teniendo como fondo los bellos colores de este amanecer insultante.

No tengo miedo...me sigue asustando la facilidad del terrorismo para hacer desaparecer la rutina diaria de cientos de individuos, para entrar sin permiso en la monotonía programada y hacerla saltar por los aires...pero no tengo miedo...

Me dirijo al trabajo. Los Centros Ocupacionales para personas con discapacidad intelectual de todo el mundo son, entre otras cosas y bastante a menudo, grandes fábricas de amor y cariño. Uno puede encontrar en ellos miles de besos sinceros que te asaltan por los pasillos, sonrisas cómplices que te sorprenden en los lugares más inesperados, millones de abrazos por todos sitios, carcajadas, muchas ilusiones, más sonrisas, el síndrome de Peter Pan latiendo siempre, más besos, amor...mucho amor...

Por eso, mientras apoyo mi cabeza en la ventana y mi mente viaja, pienso en los lugares horribles donde se fabrican hombres capaces de arrebatar la vida a otros y, pienso también, que el mal tiene su perfecto antagonista en miles de lucecitas que brillan con fuerza por todo el planeta. Y entonces me siento afortunado porque hacia una de ellas se dirige mi tren cada mañana...

VIVIR

VIVIR

"La grandeza de la inserción sociolaboral en personas con discapacidad intelectual, no radica tanto en una mejora económica y de ocupación como en una mejora personal y de calidad de vida"

La primera vez que la vi y muchas después, caminaba continuamente mirándose las puntas de las botas. Pareciera que el mundo le diera vergüenza o, más bien, que se avergonzara de estar en el mundo. Tenía el pelo del negro de la noche y lo remataba con una coleta anodina, sencilla, silenciosa...En su cara destacaba una sonrisa franca, de esas que te hacen sentir ternura hacia la gente que la posee...Vestía con colores oscuros, vacíos, como queriendo evitar herir a su apocada personalidad... Comía su bocadillo en un rincón, retirando cuidadosamente los trozos de papel albal, mirando de reojillo de muy vez de vez en cuando, eternamente al margen de la algarabía de su alrededor. A pesar de las duras condiciones de trabajo siempre cumplió con sus obligaciones, sin quejas. Apenas hablaba con sus compañer@s, y si te aproximabas, tensaba el cuerpo y daba la impresión que buscara con la mirada un hoyo que se la tragara...Conversando con ella sólo afirmaba y sonreía, mecánicamente, por agradar, como si pensara que iba a defraudarte... Era feliz, aunque me pareció que se trataba de una felicidad censurada por su propia humildad, coartada por la ferocidad de un mundo que no permite el miedo, que te codifica si no tienes valor para enfrentarte a él, si no eres capaz de subirte al delirante tranvía que cualquier día descarrilará...a pesar de estar capacitad@, a pesar de ser personalmente mejor que much@s, mejor que tod@s...

Un día se presentó una oportunidad única en forma de trabajo en la Universidad de Alcalá, en forma de media jornada, de obligaciones distintas a las que había desempeñado hasta ahora, en forma de reto, de escenario para demostrar sin remedio... y dijo que sí...después de todo parece que no era valor lo que le faltaba...lo dijo sin dejar de mirarse las botas y buscar el hoyo, claro...con la boca pequeña, inaudible...

Hace unos días una amiga y yo andábamos de paso por la universidad y decidimos pasar a verla. Estaba en una garita acristalada, dando la impresión de un pececillo en su pecera, protegida, satisfecha...Vestía ropas alegres y tenía repartidas por la mesa papeles y objetos personales como señal de un primer paso de apertura al mundo... Mi amiga me había contado que el pececillo se había desprendido de la mano materna para cumplir sus obligaciones por la ciudad, haciendo recados y llevando documentación. Lo hacía con unos bonitos zapatos que cambió por sus botas y, desde entonces, siempre mirando al frente, con paso firme, decidida...todo aquello me pareció un milagro...

- Buenos días

- Buenos días. ¿Qué desean?

Y fue entonces cuando lo ví, cuando por primera vez en su vida me mantuvo la mirada esperando mi respuesta. Lo ví más allá de sus ojos, mucho más adentro...en lo más recóndito de su ser una frase escrita con un brillo que me pareció le surgiera desde el alma decía:

"VENCÍ EL MIEDO Y ENCONTRÉ MI SITIO, SOY FELIZ"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

¿TÚ PUEDES?

Yo puedo, tú puedes, él puede...

12 MESES 12 CAUSAS...

12 MESES 12 CAUSAS...

La noticia es que la Asociación Alpe ha presentado una denuncia judicial contra Tele 5 y la productora Globomedia por el trato "vejatorio" hacia las personas con acondroplasia (forma más común de enanismo óseo). Domingo, serie Aída, como eje del episodio una persona con esta enfermedad. Tuvo cinco millones de espectadores. Se decían cosas así: "¿Tú le has visto? Si parece un repuesto de futbolín"..." Yo me imaginaba con mi mujer y mis hijos, no con un enano, ¡Qué mierda de familia es esa!...perlitas buenas...

El beneficio de la duda queda con un margen muy estrechito, ni la excusa del contexto les salva de esta.

La asociación solicita a Tele 5 que pida disculpas y un debate sobre discapacidad y comunicación en el horario justo anterior a la serie.

Para dudas, el título del episodio: EL ENANO OSCURO DEL CORAZÓN...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres